lunes, 30 de septiembre de 2013

SERMON DE SAN VICENTE FERRER EN LA FIESTA DE SANTO TOMAS APOSTOL

Tema: Uno de los doce, que se llama Dídimo (lo. 20, 24).

     1. Como la fiesta de hoy es de Santo Tomás apóstol, nuestro sermón será sobre él. Saludemos antes a la Virgen María. Ave María.
     2. Las palabras del tema son respuesta a una pregunta que pueden proponer los ignorantes, diciendo: ¿Qué fiesta es hoy? ¿Cómo se llamaba este Santo? ¿Cuál fué su dignidad? Responde el tema: Uno de los doce, que se llama Dídimo. Esta sola frase vale por una descripción, que expresa el nombre y las cualidades de Santo Tomás. En atención vuestra he buscado las virtudes de este apóstol en el evangelio y en la leyenda, y he encontrado en él seis grandes virtudes: tres se sacan del evangelio de San Juan, y otras tres de su leyenda. Todas ellas se encuentran, analizando las palabras con sutilidad e ingenio, en el tema propuesto.
     Primera: Gran caridad (Tomás).
     Segunda: Verdadera humildad (uno).
     Tercera: Limpia fidelidad (de los doce).
     Cuarta: Graciosa castidad (el cual).
     Quinta: Abundante misericordia (es llamado).
     Sexta: Vigorosa paciencia (Dídimo).
     Ahí tenéis la materia de nuestro sermón, que abarca la vida entera de Santo Tomás.
     3. Digo en primer lugar que la primera virtud es la caridad, que es amor y devoción a Dios sobre todas las cosas. En ella os señalaré doce grados, y veréis en qué grado de caridad se halla Santo Tomás.
     El primer grado de caridad es cuando el hombre tiene tanto amor a Dios que todo su entendimiento lo consagra a la contemplación divina. Sabéis que aquello que se ama se recuerda con frecuencia y no se olvida fácilmente. Por ejemplo, un hijo.
     El segundo grado, ascendiendo, es cuando no sólo el entendimiento, sino también la voluntad desea honrar a Dios y estar con Él: la cosa que mucho se ama, mucho se desea.
     El tercero, cuando el hombre recuerda los beneficios de la creación, redención y justificación... Quiso el Señor ser suspendido de la cruz, para que nadie fuera suspendido en la horca del infierno...
     Cuarto, cuando no se habla de vanidades ni mentiras, sino de Dios, orando y no perjurando, estudiando o predicando: el hombre habla con gusto de aquello que le es muy grato.
     Quinto, cuando los ojos lloran en la contemplación de la pasión de Cristo y la remisión de los pecados.
     Sexto, cuando se oye la misa con devoción: pues todos escuchan con complacencia las noticias de la cosa amada.
     Séptimo, cuando las manos dan limosna por amor de Dios.
     Octavo, cuando los pies peregrinan por amor al Señor.
     Noveno, cuando el cuerpo se mortifica con ayunos, cilicios y disciplinas, evitando las delicias de la lujuria.
     Décimo, consiste en dar riquezas y bienes temporales por amor de Dios, y vivir en la pobreza evangélica.
     Undécimo, renunciar a los honores y dignidades de este mundo.
     Duodécimo y más excelente, cuando el hombre, por amor de Dios, expone su vida corporal; es decir, cuando tiene tanto amor de Dios que soporta la muerte antes que hacer algo en contra del Señor. Si los hombres mundanos soportan tantas adversidades por una vana mujer, ¿cuánto más por Dios? Este es el grado máximo y excelentísimo de caridad: Nadie tiene mayor caridad que el que da su vida por los amigos (lo. 15, 13). Y nadie mejor amigo que Jesucristo. Esta es la gran caridad.
     Además, la caridad consiste en amar al prójimo por Dios, y tiene seis grados:
     Primero, gozarse en el corazón del honor y bienestar del prójimo.
     Segundo, que el amor del corazón llegue a la boca para saludar y hablar bien del prójimo.
     Tercero, cuando con el cuerpo se sirve, se trabaja y se asocia al prójimo.
     Cuarto, socorrerle con bienes temporales, mediante las siete obras de misericordia: dando de comer al pobre y de beber al sediento. Muchos que practican los grados anteriores, amando al prójimo de corazón, de palabra y con su ayuda corporal, no les dan comida, etc. Por eso es más perfecto este grado que los superiores.
     Quinto, consiste en dar al prójimo bienes espirituales: ciencia, aconsejando; devoción, enseñando; y oraciones y demás obras espirituales.
     Sexto, consiste en dar la vicia en defensa del prójimo, exponiéndose a la muerte por su causa, contra las injurias, persecuciones y vejaciones. En este grado está Santo Tomás.
     4. Dirá alguien: También los demás apóstoles. Pero yo le diré que no llegan a tan alto grado ccmo nuestro Santo. Porque se lee en San Juan (8, 59) que cuando Cristo predicaba a los judíos acerca de su eternidad y divinidad, quisieron lapidarle por blasfemo. Mas porque no había llegado la hora de su pasión, ni había de morir de esta muerte, dice el evangelista que se escondió, se hizo invisible y marchó a otra provincia, a Galilea. Pero cuando llegó el tiempo de la pasión, dijo a los apóstoles: Vayamos de nuevo a Judea (lo. 11, 8). Entonces los apóstoles, que eran muy tímidos, le dijeron: Maestro, los judíos te buscan para apedrearte, ¿y de nuevo vas allá? (lo. 11, 8). Y Tomás, entre todos los otros, respondió: Vayamos también nosotros a morir con él (lo. 11, 16). Como si quisiera decir: ¿Acaso podemos morir más gloriosamente? Todos los apóstoles, excepto Tomás, tuvieron miedo en esta ocasión. Por eso llegó a un grado más elevado de caridad.
     5. Este grado de caridad se declara en la palabra Tomás, que en hebreo quiere decir abismo, profundidad oscura e inconmensurable. En Tomás se cumplió la profecía de David, que dice: Un abismo llama a otro abismo (Ps. 41, 8). Vayamos nosotros a morir con él: la muerte era un abismo antes de la pasión de Cristo, pues por ella descendían todos al abismo del infierno. Con el rumor de tus cataratas (ibíd.). Las cataratas, según su significado originario, son las puertas o aberturas estrechas de los ríos, por las que fluye el agua con mucho rumor, como es de ver en el Nilo, río de Egipto. Las nubes se llaman cataratas de modo acomodaticio: Las cataratas del cielo se abrieron y se hizo la lluvia sobre la tierra (Gen. 7, 11). También los apóstoles son llamados cataratas de modo figurativo, por la abundancia de agua, doctrina evangélica, que predicar, a grandes voces. Dios envió al mundo estéril el agua de la doctrina evangélica a través de sus apóstoles, para que el mundo fructificara. La voz de las cataratas, de los apóstoles, era temblorosa, cuando decían a Cristo: Maestro, los judíos te buscan para matarte, ¿y de nuevo vas allá? (lo. 11, 8). Mas "el abismo [Tomás] invocó al abismo", invocó a la muerte, sobre el rumor de las voces de cataratas, que eran los demás apóstoles, y dijo: Vayamos nosotros también a morir con él (lo. 11, 16).
     Tomás quiere decir abismo, como queda dicho, pues si hubiese muerto cuando dijo: Vayamos también nosotros..., su alma hubiera descendido al limbo. El abismo invoca al abismo [al limbo] con el rumor de tus cataratas. Las cataratas son el rumor que hacen las aguas embalsadas cuando se abren las compuertas. Hacen tara, tara... Y también cuando un depósito suelta el agua represada en él. Por el rumor que hacen las nubes cuando vierten sus aguas, se llaman cataratas. Y por lo mismo, se llaman cataratas los apóstoles porque, estando tranquilos en su trabajo, como el agua embalsada, después, en la predicación, hacen rumor de cataratas, clamando y diciendo a las gentes que se conviertan. Yo soy ahora catarata, clamando y predicando a vosotros, y suelto las aguas de la doctrina que estudie durante esta noche. Así, pues, decía bien David: Un abismo llama a otro abismo con el rumor de tus cataratas (Ps. 41. 8).
     6. Tenemos aquí buena doctrina moral, a fin de que nos decidamos a morir con Cristo en el servicio de Dios, mediante las buenas obras, y digamos con Santo Tomás: Vayamos también nosotros a morir con él. Pues nadie puede morir mejor y con más honor que el que muere por su Dios. Pero muchos se asemejan a los apóstoles y no a Tomás; porque hay muchos que no se atreven a caminar con Cristo por la buena vida, temiendo, como los apóstoles, ser lapidados. Piedras muy duras son las palabras irrisorias y las burlas que hacen los malos, los cuales van al infierno con los judíos. Hay muchos clérigos y religiosos que no se atreven a seguir a Cristo, por temor de que se les tache de hipócritas, etc. No temamos, como no temió Santo Tomás, y clamemos: Vayamos también nosotros [por la buena vida y la penitencia] a morir con el. ¿Queréis conocer la flaqueza de los que por este temor no se atreven a seguir a Cristo? Son semejantes a un niño pequeño, a quien su padre le manda un encargo. Viendo en el camino un perrillo que le ladra, no se atreve a pasar, siendo así que nada puede hacerle el animalito. Hay entre nosotros muchos que son victimas de esta necedad. Nuestro Padre Jesucristo y nuestra Madre la Iglesia nos envían para que llevemos las joyas de la buena vida hasta las puertas del paraíso, que es la muerte. Y hay muchos que no se atreven a caminar, atemorizados por los ladridos de los cachorrillos, por temor a las malas personas. De ellos dice David: Las saetas de los niños se han vuelto débiles para ellos, y su lengua está en contra de ellos (Ps. 63, 9). Las saetas de los niños son como pajas, que no pueden matar ni una mosca. Asi son las lenguas de los que maldicen. Se han vuelto débiles contra ellos, es decir, contra los buenos. Por tanto, sólo se requiere que la intención sea buena, y decir con el Apóstol: Cristo será glori[icado en mi cuerpo, o por vida, o por muerte. Para mí la vida es Cristo, y la muerte ganancia (Phil. 1, 20-21).
     7. En segundo lugar, hablemos de la verdadera humildad. ¿De dónde nace la humildad verdadera? Así como la soberbia anida en el corazón, mediante el recuerdo de las propias excelencias, asi también la humildad tiene su asiento en el corazón, mediante el recuerdo de los propios defectos. Pongamos un ejemplo. Cuando el hombre piensa en su parentesco, en su nobleza, etc., su corazón se mueve a soberbia. Mas si piensa en sus defectos, diciendo: ¡Oh miserable!, yo soy grande en mi cuerpo, pero deforme y torpe en mi alma, a causa de mis pecados; y lo mismo de la belleza y proporción de su cuerpo, de la que muchos se ensoberbecen y vanaglorian. Deben pensar los que tal hacen cuán torpe y manchada está su alma. Cuando el hombre piensa que tiene grandes riquezas, rentas, posesiones, etc., se ensoberbece; pero si piensa que es pobre el alma y sin méritos, y que tiene que aparecer desnudo ante Dios, entonces se humilla. Otro tanto quien se ensoberbece de su ciencia. Sería mejor que dijera: ¡Oh miserable! Dios me concedió gran ciencia, y yo tengo mala conciencia. Así te humillarás, pensando en tus defectos.
     El pavo real se envanece cuando contempla su hermosa cola y sus lindas plumas; pero se humilla y baja su cola cuando contempla sus patas, torpes y deformes. Los soberbios, que contemplan las plumas de su vanidad, se deshinchan cuando vuelven los ojos a sus pies, a los pecados, miserias y defectos. Por eso dice San Bernardo, definiendo la humildad por su causa: "La humildad es una virtud por la que el hombre, a través de su exacto conocimiento, se mueve al desprecio propio" (De grand. humil., c. 1). Quien quiera humillarse, piense en sus defectos.
     8. Esta virtud de la humildad resplandeció en Santo Tomás sobre todos los demás apóstoles, al menos en el caso que os referiré. Nuestro Señor Jesucristo, en la noche de la pasión, y después de la cena, teniendo que ausentarse de este mundo consolaba a los apóstoles, diciendo: Sabéis a dónde voy y conocéis el camino. Entonces dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas: ¿cómo sabremos el camino? (lo. 14, 4). Los otros apóstoles callaban, como satisfechos porque Cristo les alababa su ciencia, aunque no sabían a dónde iba el Señor, o porque tenían vergüenza de preguntar a dónde iba, para no aparecer ignorantes. Pero Santo Tomás, reconociendo y confesando su ignorancia, habló por sí y por los demás: Señor, no sabemos a dónde vas: ¿cómo sabremos el camino?
     10. Se nos enseña aquí, con el ejemplo de Santo Tomás, a no avergonzarnos de confesar nuestra ignorancia y a exponer nuestras dudas a quienes pueden resolverlas. La soberbia hace mucho mal en el mundo, cuando no nos atrevemos a exponer nuestras dudas, para no ser tachados de ignorancia. Hay muchos que no saben santiguarse, y se avergüenzan de pedir instrucción. Muchos no saben el Padrenuestro ni el Avemaria, ni el Credo, y tienen vergüenza de confesarlo. Es más, ¿cuántos clérigos yerran en las fórmulas de los sacramentos (oh, ¡qué condenación!), y por vergüenza no quieren pedir instrucción? ¡Cuántos notarios firman contratos e ignoran las cláusulas legales, quedando nulo el testamento! ¡Cuántas sentencias equivocadas! ¡Cuántos falsos consejeros, que, para no aparecer ignorantes, no quieren acudir a los viejos jurisperitos! ¡Cuántas muertes se siguen de la ignorancia de los médicos, que no supieron certificarse en sus dudas! ¡Cuántos errores predican los religiosos o clérigos, por ignorancia, y no quieren acudir a quien puede enseñarles! Es más, se avergüenzan de predicar los sermones de otros, y van a las concordancias de la Biblia y, vengan o no a propósito, ya tienen sermón. ¡Cuántos ayunos y fiestas preteridos por ignorancia, por no asistir a misa el domingo!
     De todos ellos dice la Escritura: ¡Ay de los que os creéis sabios a vuestros ojos [pero no a los ojos de Dios, ni de los hombres] y prudentes delante de vosotros mismos (Is. 5, 21). Depongamos, pues, esta vergüenza condenada, siguiendo el consejo de Moisés: Pregunta a tu padre, y te enseñará; a tus ancianos, y te dirán (Deut. 32, 7).
     11. En tercer lugar, la clara fidelidad. La fidelidad no es oscura cuando se cree de corazón lo que expresan los labios, como dice David en el salmo (115, 10), y San Pablo en la carta segunda a los corintios: Escrito está: Creí [en el corazón], y por eso hablé: también nosotros creemos, y por eso hablamos (2 Cor. 4, 13).
     Santo Tomás tuvo esta clara fidelidad entre los demás apóstoles, especialmente en el caso que os voy a referir. Después que Cristo resucitó de entre los muertos, se apareció a los apóstoles, mas no estaba allí Santo Tomás. Los apóstoles se alegraron viendo al Señor, y brotó en su corazón la fe en la resurrección, pero nada se dice sobre la confesión de la fe por las palabras. Los apóstoles dijeron a Tomás que habían visto al Señor. Tomás les respondió: Si no veo en sus manos la señal de los clavos y meto mi dedo en el lugar de los clavos, no creeré (lo. 20, 25). Pasados ocho días, de nuevo se les apareció Jesús, estando Tomás con ellos. Y después de saludarlos, dijo a Tomás: Mete tu dedo aguí y mira mis manos; tiende tu mano y m¿tela en mi costado, y no seas incrédulo, sino fiel. Tomás creyó en su corazón y habló por su boca: Señor mío y Dios mío (lo. 20, 27-28). Dice San Agustín (Tract. 121 ¡n lo.), y también San Gregorio (Homil. 26 in Livany.). que Cristo quiso que Tomás probara su fe palpando, para confirmar la fe de los posteriores.
     12. No se lee de otro apóstol que, después de la resurrección de Cristo, confesara de tal modo la fe en la divinidad del Maestro: Dios mío, ni siquiera en la humanidad: Señor mío. Por eso dice el tema: Entre los doce. La razón de ello es porque queriendo Cristo mostrar la claridad de la fe de los apóstoles, dijo: Doce son las horas del día (lo. 11, 9). El día claro es Cristo. Las doce horas de claridad en este día son los doce apóstoles, entre los cuales Santo Tomás fué el más claro, porque confesó de palabra su fe. Esto lo confirma la autoridad de la Iglesia, que nombra a los apóstoles en el canon de la misa, y pone en sexto lugar a Santo Tomás, a Jacobo en el séptimo, y a Mateo en el décimo. Es evidente que cuando el día tiene doce horas, la hora sexta es la más clara, es la hora de la que dijo Cristo: Si alguno camina durante el día no tropieza, porque ve la luz de este mundo (lo. 11, 9). De este modo Santo Tomás caminó a la luz de la clara fidelidad.
     14. En cuarto lugar, su graciosa castidad. Fué tan casto, que cuando hablaba imprimía con sus palabras en el corazón de los oyentes el amor a la castidad. Las palabras tienen el sabor de quien las dice. Si el que habla es soberbio, sus palabras saben a soberbia; si humilde, a humildad, etc. Téngase en cuenta que los apóstoles, después de Pentecostés, se dividieron el mundo para evangelizarlo por su predicación. Dice la historia que Santo Tomás fué a la India, y en su peregrinación llegó a una ciudad en la que oyó a un pregonero anunciando que todos los que allí se encontraran debían asistir al convite nupcial de la hija del rey, bajó pena de indignación. ¡Oh!, dijo Santo Tomás; ¿no podremos estar presentes? Y fué al convite. Como iba pobremente vestido, hemos de pensar que se sentó en los últimos lugares. Ya sabéis que en las bodas se cometen excesos y libertinajes. Viendo esto Santo Tomás, contemplaba el cielo por una ventana y lloraba. Cuando uno de los que servían lo advirtió, le dió una bofetada, diciendo: Este traidor confunde al rey; todos gozan y ríen y él llora. Santo Tomás, al instante —según dice San Agustín—, tuvo revelación del castigo que le aguardaba al que le pegó, no como venganza, sino para que resplandeciera la virtud divina. Y dijo: Antes de levantarnos de aquí tu mano será traída a este recinto en boca de un perro. Y así aconteció. Pues el dicho servidor, después de servir el agua, fué a un pozo, y allí lo devoró un león, saciándose con sus carnes. Y un perro tomó su mano y la llevó a la presencia de los comensales, los cuales, visto el milagro, lo comunicaron al rey. Conmovido el rey por este suceso profetizado, quiso que Tomás bendijera a los esposos, que eran vírgenes todavía. El apóstol los bendijo, diciendo: Señor Jesucristo, amador de la pureza y castidad, envía tu bendición sobre éstos..., etcétera. Sus corazones se mudaron al instante, e hicieron voto de castidad. Ahí tenéis lo que realizó su virtud de la castidad. Los bautizó y vivieron santamente, y su conversión fué causa de otras muchas conversiones en aquel lugar. Su graciosa castidad se comunicaba a los demás.
     15. La dicción qui significa también la castidad, en sus cinco grados, significados en las cinco desinencias que tiene el pronombre relativo. Por tanto, podemos servirnos un poco de la esclava, de la gramática, en lo que enseña sobre el pronombre relativo. El pronombre relativo tiene cinco formas: Quis, qui, quae, quod y quid. De cada una de ellas daré la razón teológica.
     El primer grado de castidad está en el corazón, cuando la persona no busca la lujuria ni en el pensamiento, ni deseando complacerse en sus actos. Y cuando llega la tormenta, pronuncia el nombre de Jesús. Este grado de castidad es significado por la primera forma del relativo (quis), como se dice en los Proverbios: ¿Quién puede decir: Mi corazón está limpio; estoy puro de pecado? (Prov. 20, 9). Los esposos a que hemos aludido no estaban en este grado, pues ya habían deseado en el corazón, aunque corporalmente fuesen castos.
     El segundo grado está en el cuerpo, cuando no hay corrupción corporal, aunque haya deseo en el corazón. En este grado se hallaban los referidos esposos, porque no habían cometido corporalmente ningún acto de lujuria. Este grado está significado en la dicción qui, según apuntan los Proverbios: Quien ama la pureza de corazón, por la gracia de su palabra, tendrá al rey como amigo (Prov. 22, 11).
     El tercer grado consiste en el matrimonio, pues los esposos se guardan mutuamente la castidad y la fe del matrimonio, aunque deseen el placer en su corazón y hagan uso normal del matrimonio. Esta es la castidad conyugal. La dicción quae significa este grado de castidad, como lo dice San Pablo: La mujer casada ha de preocuparse de las cosas del mundo, cómo agradar a su marido (1 Cor. 7, 34).
     16. El cuarto grado es la castidad vidual. Pues aunque hayan estado casados, guardan castidad cuando muere el otro esposo, y no vuelven a casarse. Permanecen en la penitencia y en la oración, y las señoras que han perdido a sus maridos se levantan de noche a maitines. Antes, cuando tenían a sus maridos, no podían realizar estos actos de piedad con entera libertad, sino que debían agradar a sus esposos. Es más, habrían pecado dándose a las obras extraordinarias de piedad, en contra de la voluntad del marido. Este grado está designado por la dicción quod. Por eso decía Cristo a sus apóstoles que habían dejado a sus esposas con el consentimiento de ellas: Lo que os digo a vosotros, lo digo a todos: Vigilad (Mc. 13, 37).
     El quinto grado es el de las personas célibes, como son los clérigos, religiosos y jóvenes que nunca se han casado ni desean casarse, aunque alguna vez hayan caído, por obra o deseo, en la lujuria. Este grado está señalado en la dicción quid, según se dice en el Deuteronomio: ¿Qué pide de ti tu Dios sino que temas al Señor tu Dios y sigas sus caminos? (Deut. 10, 12). Por todo ello se ve la razón por la que el tema dice qui, queriendo significar el segundo grado de castidad que procuró Tomás para los esposos de la casa real. Porque, aunque desearan consumar el matrimonio y perdieran, por ello, el primer grado de castidad, que consiste en el corazón, con todo, permanecieron en el segundo grado de castidad corporal.
     De aquí podemos sacar una enseñanza moral: mantened la castidad contra la lujuria, que impera en el mundo. Ya no se encuentra carne limpia; todo está corrompido; no se guarda ni el primer grado de castidad ni los otros. Ni el marido ni la mujer se guardan mutua fidelidad. Es más, si un joven quiere ser casto y se niega a ir al lupanar, no encontrará esposa. Viene muy bien a nuestro propósito el consejo de Tobías: Guárdate, hijo mío, de toda fornicación, y fuera de tu esposa, no sufras nunca el crimen de la infidelidad (Tob. 4, 13).
     17. Otra consecuencia moral: Habéis oído que los esposos alegados llegaron vírgenes al matrimonio. ¿Cómo llegan hoy? Después de haber visitado todos los lupanares. Dice David: Todos están corrompidos; todos son abominables. No hay quien haga el bien [el bien de la castidad], no hay ni uno solo (Ps. 13, 1). Se refiere a los adultos. Por eso pierden la gracia de Dios en el matrimonio. Creo que las doncellas llegan vírgenes al matrimonio. ¡Ojalá no me engañe! Este es el consejo de Cristo: Tened ceñidos vuestros lomos y encendidas las lámparas [las buenas obras] en vuestras manos (Lc. 12, 35).
     18. La quinta virtud es la abundante misericordia, de palabra predicando y de obra dando limosnas, pues los que tal hacen nunca padecen necesidad. Cuando Santo Tomás estuvo en la India, el rey quería edificar un palacio. El apóstol dijo al rey que él era arquitecto y que haría unos fundamentos y unas paredes indestructibles, y que el palacio sería inexpugnable. No mentía, porque hablaba espiritualmente. Los fundamentos son los artículos de la fe: Nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, que es Cristo Jesús (1 Cor. 3, 11). Dice la Glosa: "La fe en Cristo Jesús". Las paredes son las virtudes. Las ventanas son las oraciones y la contemplación. El techo es la caridad. El rey, que era carnal, no entendía. Teniendo que ausentarse del reino, entregó gran cantidad de dinero a Santo Tomás, señalándole un escudero para que guardara las riquezas. Tomás dijo para sí: es conveniente que antes me gane al rey; y así lo hizo. Y habiendo obtenido del mismo una carta por la que mandaba que en todo el reino se hiciese lo que Tomás ordenara, comenzó el apóstol a predicar a Cristo y a edificar iglesias con el dinero del rey. Con ello conquistó para Cristo gran multitud de gente.
     Cuando regresaba el rey, saliéronle al encuentro algunos de los suyos, y les interrogó sobre el palacio, etc. Ellos respondieron: ¿Qué palacio? No hay nada de eso. Entonces el rey creyóse defraudado y capturó a Tomás y lo puso en la cárcel. Tomás resucitó entonces a un hermano del rey. En esto vemos su misericordia copiosa, significada por la dicción es llamado, es decir, por antonomasia. Cristo alaba la misericordia que la Magdalena tuvo para con Él: En todo el mundo se dirá (se nombrará] lo que ha hecho ésta para memoria suya (Mt. 26, 13).
     19. Aplicación moral: Creo que todos vosotros queréis tener un palacio en el cielo, pero no os preocupáis de edificarlo. Edificáis palacios aquí en la tierra: casas y moradas que serán destruidas en breve. Edificad, más bien, una celda en el cielo, que descanse sobre las limosnas. Si hacéis grandes limosnas, tendréis una casa muy grande; de lo contrario, seréis enviados al hospital de los miserables, es decir, al infierno. Por tanto, procurad edificar una casa en la que podáis morar para siempra.
     Según esta doctrina, con dos monedas podremos comprar la casa del cielo: con la fe verdadera y con la firme obediencia, a través de las buenas obras, especialmente por las obras de misericordia, que son precio del palacio del cielo. No será necesario gastar tan gran tesoro como invirtió Santo Tomás. Muchos quieren comprarlo con una moneda, es decir, con la fe verdadera; son los malos cristianos, que creen, pero no obedecen. De esta manera no podrán adquirir habitación en el cielo. Hay otros, los judíos y moros, que quieren comprarlo con la otra moneda, con la obediencia. Tampoco lo conseguirán. Comprémoslo, pues, con estas dos monedas y tendremos un palacio permanente. Dicen los caminantes que una mala noche pasa muy lentamente, y parece que no corre el tiempo. Nos avisa el Apóstol: Sabemos que, si la tienda de nuestra mansión terrena se deshace, tenemos de Dios una sólida casa no hecha por mano de hombre, eterna, en los cielos (2 Cor. 5, 1).
     20. La sexta virtud es la vigorosa paciencia. Consiste en estar preparado para soportar por Cristo todas las injurias de palabra o de obra, hasta morir por Cristo. Nos lo indica el Señor: Seréis entregados aun por los padres, por los hermanos, por los parientes y amigos, y harán morir a muchos de vosotros; seréis aborrecidos de todos a causa de mi nombre. Por vuestra paciencia salvaréis vuestras almas (Le. 21, 16-19).
     El martirio de Santo Tomás tuvo lugar en el último confín de las Indias, en donde se adoraba al sol como Dios, pues aquellas gentes no conocían creatura más hermosa. Tomás comenzó a predicar contra este error. Predicando allí dos virtudes, la fe y la castidad, convirtió a la esposa del rey, la cual desde entonces no quería cohabitar con su esposo. Conocida la causa por el rey, se irritó e hizo que le presentaran a Santo Tomás, intimándole que convenciera a su esposa para que cohabitara con él. Respondió el Santo que no lo haría, pues ella era fiel, y su esposo seguia siendo infiel. Creciendo entonces su ira, hizo que marchara descalzo sobre carbones encendidos. Signándose el Santo con la señal de la cruz, brotó una fuente y apagó las brasas. Después fué metido en un horno encendido, en el que permaneció en oración durante todo el día, como si estuviera en un prado. Llegado el momento, dijo un adivino: Su Dios lo guarda; procuremos que haga algo contra su Señor Dios y le abandonará. Condujéronle entonces al templo del sol, para que lo adorara a la fuerza. (En tal caso no hubiera cometido pecado, adorando por coacción, porque el pecado en tanto es pecado en cuanto es voluntario.) Dijo el Santo: Yo no adoro al sol, sino a Dios; no a la creatura, sino al Creador. Y mandó al demonio que saliera del ídolo y que lo destruyera. Cuando los pontífices del templo y los sacerdotes vieron tal catástrofe, se lanzaron sobre el varón de Dios y lo atravesaron con sus lanzas.
     Por eso se llama Dídimo, es decir, duplicado de Dios. Los ángeles son simples; nosotros somos dobles, porque tenemos espíritu como los ángeles y carne como los animales. El espíritu está pronto para padecer, mas la carne es flaca (Mt. 26, 41), o vacilante, porque duda ante la muerte.
     21. Aplicación moral: Si tanto costó a Dios y a los apóstoles sus amigos el paraíso, ¿qué haremos nosotros? ¿Con qué precio lo compraremos? Tenemos otra consecuencia: estemos dispuestos a sufrir por Cristo alguna penitencia en nuestra carne, llevando cilicio, disciplinándonos; ayunemos, vigilemos, etcétera. Porque todos somos pecadores y deudores de Cristo, y nadie puede excusarse. Por tanto, paguemos a Cristo el precio, mientras tenemos ocasión en esta vida. Así dice San Pablo: No somos deudores a la carne de vivir según la carne: que, si vivís según la carne, moriréis. Mas. si con el espíritu mortificáis las obras de la carne, viviréis (Rom. 8, 12, 13).
     Seamos, pues, penitentes, para llegar a su compañía. Amen.

domingo, 29 de septiembre de 2013

Ubi arcano

La paz de Cristo en el reino de Cristo
 
I. INTRODUCCIÓN
1. Ascensión al trono pontificio. Preocupaciones Y dolores.
     Desde el momento en que por inescrutable designio de Dios Nos vimos exaltados, sin mérito alguno, a esta Cátedra de verdad y caridad, fue Nuestro ánimo, Venerables Hermanos, dirigiros cuanto antes y con el mayor afecto Nuestra palabra, y con vosotros a todos Nuestros amados hijos confiados directamente a vuestros cuidados. Un indicio de esta voluntad Nos parece haber dado cuando, apenas elegidos, desde lo alto de la Basílica Vaticana, y en presencia de una grandísima muchedumbre, dimos la bendición a la urbe y al orbe; bendición que todos vosotros, con el Sagrado Colegio de Cardenales al frente, recibisteis con tan grata alegría que para Nos, en el imponente momento de echar sobre Nuestros hombros casi de improviso el peso de este cargo, fue muy oportuno, y después de la confianza en el auxilio divino, muy grande consuelo y alivio. Ahora, por fin, al llegar al Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo, y al comienzo del nuevo año, Nuestra boca se abre para vosotros [1]; y sea Nuestra palabra como solemne regalo que el padre envía a sus hijos para felicitarles.
     El hacer esto antes de ahora, como habríamos deseado, Nos lo impidieron diversas causas. Lo primero, fue preciso corresponder a la atención y delicadeza de los católicos, de quienes cada día llegaban innumerables cartas para dar con expresiones de la más ardiente devoción al nuevo sucesor de San Pedro. Luego comenzamos al punto a experimentar lo que el Apóstol llama los cuidados que urgen cada día, la solicitud de todas las Iglesias [2]; y a cuidados ordinarios de Nuestro Oficio se juntaron otros, como el de proseguir los gravísimos negocios que encontramos ya incoados, respecto a la Tierra Santa y al estado de aquellos cristianos y de aquellas Iglesias que son de las más ilustres; el defender, según demanda Nuestro oficio, la causa de la caridad junto con la de la justicia en las conferencias de las naciones vencedoras, en las que se trataba la suerte de las otras naciones, exhortando especialmente a que se tuviera la debida cuenta con los intereses espirituales, que no son de menor, antes de más valer que los otros; el procurar con todo empeño el socorro de inmensas muchedumbres de gentes lejanas consumidas por el hambre y por todo género de calamidades, lo cual hemos llevado a cabo mandando el mayor subsidio que Nos fue posible en las actuales estrecheces implorando socorros de todo el mundo el trabajar por componer en el mismo pueblo en que habíamos nacido, y en medio del cual Dios colocó la Sede de Pedro, las luchas violentas que desde largo tiempo y con frecuencia ocurrían y que parecían poner en inminente peligro la suerte de la nación para Nos tan querida.
Gozos y consuelos. 
     No faltaron, sin embargo, en el mismo tiempo acontecimientos que Nos llenaron de gozo. A la verdad, tanto en los días del XXVI Congreso Eucarístico internacional, como en los del III Centenario de Propaganda Fide, Nos experimentamos tanta abundancia de consuelos celestiales cuanta difícilmente habríamos esperado poder gozar en los comienzos de Nuestro Pontificado. Tuvimos ocasión de hablar con casi todos y cada uno de Nuestros amados hijos, los Cardenales, lo mismo con los Venerables Hermanos, los Obispos, en tanto número, cuantos difícilmente habríamos podido ver en muchos años. Pudimos también dar audiencia a grandes muchedumbres de fieles, como a otras porciones escogidas de la innumerable familia que el Señor Nos había confiado, de toda tribu y lengua y pueblo y nación, según se lee en el Apocalipsis, y dirigirles, como vivamente lo deseamos, Nuestra paternal palabra.
Congreso Eucarístico Internacional de Roma. 
     En aquellas ocasiones Nos parecía asistir a espectáculos divinos: cuando Nuestro Redentor Jesucristo bajo los velos eucarísticos era llevado en triunfo por las calles de Roma, seguido de un innumerable y apiñado acompañamiento de devotos, venidos de todos los países, y parecía haber vuelto a granjearse el amor que se le debe como a Rey de los hombres y de las naciones; cuando los sacerdotes y piadosos seglares, como si sobre ellos hubiera de nuevo descendido el Espíritu Santo, se mostraban inflamados del espíritu de oración y del fuego del apostolado y cuando la fe viva del pueblo romano, para mucha gloria de Dios y para salvación de muchas almas, otra vez en tiempos pasados se manifestaba a la faz del universo mundo.
Devoción a María. 
     Entre tanto la Virgen Marí, Madre de Dios y benignísima Madre de todos nosotros, que Nos había sonreído ya en los Santuarios de Czenstochowa y de Ostrabrarna, en la gruta milagrosa de Lourdes y sobre todo en Milán desde la aérea cúspide del Duomo y desde el vecino santuario de Rho, pareció aceptar el homenaje de Nuestra piedad, cuando en el santísimo santuario de Loreto, después de restaurados los destrozos causados por el incendio, quisimos que se repusiese su venerable imagen, que junto a Nos ha bía sido rehecha con toda perfección y por Nuestra propias manos había sido consagrada y coronada. Fue éste un magnifico y espléndido triunfo de la Santísima Virgen, que desde el Vaticano hasta Loreto, dondequiera que pasó la santa imagen, fue honrada por la religiosidad de los pueblos con una no interrumpida serie de obsequios, hechos por gentes de toda clase que en gran número salían a recibirla y con vivísimas expresiones mostraban su devoción a María y al Vicario de Cristo.
Objetivo de la Encíclica y del Pontificado: la pacificación del mundo. 
     Con el aviso de estos sucesos, tristes y alegres, cuya memoria queremos quede aquí consignada para la posteridad, se iba poco a poco haciendo para Nos cada vez más claro qué es lo que debíamos llevar más en el alma durante Nuestro Pontificado, y aquello de que debíamos hablar en la primera Encíclica.
     Nadie hay que ignore que ni para los hombres en particular, ni para la sociedad, ni para los pueblos, se ha conseguido todavía una paz verdadera después de la guerra calamitosa, y que todavía se echa de menos la tranquilidad activa y fructuosa que todos de sean. Pero de este mal es preciso ante todo examinar la grandeza y gravedad, e indagar después las causas y las raíces, si se quiere, como Nos queremos, poner el oportuno remedio. Y esto es lo que por deber de Nuestro Apostólico oficio Nos proponemos comenzar con esta Encíclica, y esto lo que nunca después cesaremos de procurar. Es decir, que así como las condiciones de los presentes tiempos son las mismas que tanto preocuparon a Benedicto XV, Nuestro llorado Predecesor, en todo el tiempo de su Pontificado, es lógico que los mismos pensamientos y cuidados que él tuvo, Nos mismo los hagamos Nuestros. Y es de desear que todos los buenos tengan un mismo sentir y querer con Nos, y que con Nos trabajen para impetrar de Dios en favor de los hombres una reconciliación de verdad y duradera.

II. LOS MALES PRESENTES
2. La falta de paz.
     Admirablemente cuadran a nuestra Edad aquellas palabras de los Profetas: Esperamos la paz y este bien no vino, el tiempo de la curación, y he aquí el terror [3]; el tiempo de restaurarnos, y he aquí a todos turbados [4]. Esperamos la luz, y he aquí las tinieblas...; y la justicia, y no viene; la salud, y se ha alejado de nosotros [5]. Pues aunque hace tiempo en Europa se han depuesto las armas, sin embargo sabéis cómo en el vecino Oriente se levantan peligros de nuevas guerras, y allí mismo, en una región inmensa como hemos antes dicho, todo está lleno de horrores y miserias, y todos los días una ingente muchedumbre de infelices, sobre todo de ancianos, mujeres y niños, mueren de hambre, de peste y por los saqueos; y donde quiera que hubo guerra no están todavía apagadas las viejas rivalidades, que se dan a conocer: o con disimulo en los asuntos políticos, o de una manera encubierta en la variedad de los cambios monetarios, o sin rebozo en las páginas de los diarios y periódicos; y hasta invaden los confines de aquellas cosas que por su naturaleza deben permanecer extrañas a toda lucha acerba, como son los estudios de las artes y de las letras.
3. Falta la paz internacional.
     De ahí que los odios y las mutuas ofensas entre los diversos Estados no den tregua a los pueblos, ni perduren solamente las enemistades entre vencidos y vencedores, sino entre las mismas naciones vencedoras, ya que las menores se quejan de ser oprimidas y explotadas por las mayores, y las mayores se lamentan de ser el blanco de los odios y de las insidias de las menores. Y los Estados. sin excepción, experimentan los tristes efectos de la pasada guerra; peores ciertamente los vencidos, y no pequeños los mismos que no tomaron parte alguna en la guerra. Y los dichos males van cada día agravándose más, por irse re tardando el remedio; tanto más, que las diversas propuestas y las repetidas tentativas de los hombres de Estado para remediar tan tristes condiciones de cosas han sido inútiles, si ya no es que las han empeorado. Por todo lo cual, creciendo cada día el temor de nuevas guerras y más espantosas, todos los Estados se ven casi en la necesidad de vivir preparados para la guerra, y con eso quedan exhaustos los erarios, pierde el vigor de la raza y padecen gran menoscabo los estudios y la vida religiosa y moral de los pueblos.
4. Falta la paz social y política.
     Y lo que es más deplorable, a las externas enemistades de los pueblos se juntan las discordias intestinas que ponen en peligro no sólo los ordenamiento sociales, sino la misma trabazón de la sociedad.
     Debe contarse en primer lugar la "lucha de clases", que, inveterada ya como llaga mortal en el mismo seno de las naciones, inficiona las obras todas, las artes, el comercio; en una palabra, todo lo que contribuye a la prosperidad pública y privada y este mal se base cada vez más pernicioso por la codicia de bienes materiales de una parte, y de la otra por la tenacidad en conservar los, y en ambas a dos por el ansia de riquezas y de mando. De aquí las frecuentes huelgas, voluntarias y forzosas; de aquí los tumultos públicos y las consiguientes represiones, con descontento y daño de todos.
     Añádanse las luchas de partido para el gobierno de la cosa pública, en la que las partes contendientes suelen de ordinario hostilizarse con la mira puesta, no sinceramente, según las varias opiniones, en el bien público, sino el logro del propio provecho con daño del bien común. Y así vemos cómo van en aumento las conjuras, cómo se originan insidias, atentados contra los ciudadanos y contra los mismos ministros de la autoridad; cómo se acude al terror, a las amenazas, a las francas rebeliones y a otros desórdenes semejantes, tanto más perjudiciales cuanto mayor es la parte que en el gobierno tiene el pueblo, cual sucede con las modernas formas representativas. Estas formas de gobierno, si bien no están condenadas por la doctrina de la Iglesia (como no está condenada forma alguna de régimen justo y razonable), sin embargo, conocido es de todos cuán fácilmente se prestan a la maldad de las facciones.
5. Falta la paz doméstica.
     Y es verdaderamente doloroso ver cómo un mal tan pernicioso ha penetrado hasta las raíces mismas de la sociedad, es decir, hasta en las familias, cuya disgregación base tiempo iniciada ha sido como muy favorecida por el terrible azote de la guerra, merced al alejamiento del techo doméstico de los padres y de los hijos, y merced a la licencia de las costumbres, en muchos modos aumentada. Así se ve muchas veces olvidado el honor en que debe tenerse la autoridad paterna; desatendidos los vínculos de la sangre: los amos y criados se miran como adversarios; se viola con demasiada frecuencia la misma fe conyugal, y son conculcados los deberes que el matrimonio impone ante Dios y ante la sociedad.
Falta la paz del individuo.
     De ahí que, como el mal que afecta a un organismo o a una de sus partes principal mente hace que también los otros miembros, aun los más pequeños, sufran, así también es natural que las dolencias que hemos visto afligir a la sociedad y a la familia alcancen también a cada uno de los individuos. Vemos, en efecto, cuan extendida se halla entre los hombres de toda edad y condición una gran inquietud de ánimo que les hace exigentes y díscolos, y cómo se ha hecho ya costumbre el desprecio de la obediencia y la impaciencia en el trabajo. Observamos también cómo ha pasado los límites del pudor la ligereza de las mujeres y de las niñas, especial mente en el vestir y en el bailar, con tanto lujo y refinamiento, que exacerba las iras de los menesterosos. Vemos, en fin, cómo aumenta el número de los que se ven reducidos a la miseria, de entre los cuales se reclutan en masa los que sin cesar van engrosando el ejército de los perturbadores del orden.
Resumen de males. 
     En vez, pues, de la confianza y seguridad reina la congojosa incertidumbre y el temor; en vez del trabajo y la actividad, la inercia y la desidia; en vez de la tranquilidad del orden, en que consiste la paz, la perturbación de las empresas industriales, la languidez del comercio, la decadencia en el estudio de las letras y de las artes; de ahí también, lo que es más de lamentar, el que se eche de menos en muchas partes la conducta de vida verdadera mente cristiana, de modo que no sola mente la sociedad parece no progresar en la verdadera civilización de que suelen gloriarse los hombres, sino que parece querer volver a la barbarie.
6. Falta la paz religiosa. Daños espirituales.
     Y a todos estos males aquí enumerados vienen a poner el colmo aquellos que, cierto, no percibe el hombre animal [6], pero que son, sin embargo, los más graves de nuestro tiempo. Queremos decir los daños causados en todo lo que se refiere a los intereses espirituales y sobrenaturales, de los que tan íntimamente depende la vida de las almas; y tales daños, como fácilmente se comprende, son tanto más de llorar que las pérdidas de los bienes terrenos, cuanto el espíritu aventaja a la materia. Porque fuera de tan extendido olvido de los deberes cristianos, arriba recordado, cuán grandes penas nos causa, Venerables Hermanos, lo mismo que a vosotros, el ver que de tantas Iglesias destinadas por la guerra a usos profanos no pocas están todavía sin abrirse al culto divino; que muchos seminarios, cerrados entonces, y tan necesarios para la formación de los maestros y guías de los pueblos, no pueden todavía abrirse; que en todas partes haya disminuido tanto el número de sacerdotes arrebatados unos por la guerra mientras se ocupaban en el ministerio, extraviados otros de su santa vocación por la extra ordinaria gravedad de los peligros, y que por lo mismo en muchos sitios se vea reducida al silencio la predicación de la palabra divina, tan necesaria para la edificación del cuerpo místico de Cristo [7].
 Efectos en las Misiones y en la Patria. Daño en aquéllas; aprecio del sacerdote en ésta. 
     ¿Y qué decir al recordar cómo desde los últimos confines de la tierra y del centro mismo de las regiones en que reina la barbarie nuestros misioneros, llamados frecuentemente a la patria para ayudar en las fatigas de la guerra, debieron abandonar los campos fertilísimos, donde con tanto fruto vertían sus sudores por la causa de la Religión y de la civilización, y cuán pocos de ellos pudieron volver incólumes? Es cierto que estos daños los vemos compensados también en alguna parte con excelentes frutos, por que apareció entonces más en el corazón del Clero el amor a la patria y la conciencia de todos sus deberes, de modo que muchas almas, a las puertas mismas de la muerte, admirando en el trato cotidiano los hermosos ejemplos de magnanimidad y de trabajo del Clero, se llegaron de nuevo al sacerdocio y a la Iglesia. Pero en esto hemos de admirar la bondad de Dios, que aun del mal sabe sacar bien.


III. CAUSAS DE ESTOS MALES
Introducción al tercer punto. 
     Hasta aquí hemos hablado de los males de estos tiempos. Indaguemos ahora sus causas más detenidamente, si bien ya, sin poderlo evitar, algo hemos indicado.
     Y ante todo, parécenos oír de nuevo al divino Consolador y Médico de las humanas enfermedades repetir aquellas palabras: Todos estos males proceden del ínteríor [8].
7. El olvido de la caridad.
     Firmóse, sí, la paz solemnemente entre beligerantes, pero quedóse escrita en los documentos públicos, mas no grabada en los corazones; vivo está todavía en esto, el espíritu bélico y de él brotan cada día los mayores daños a la sociedad. Porque el  derecho de la fuerza paseóse mucho tiempo triunfante por todas partes, y poco a poco fue apagando en los hombres los sentimientos de benevolencia y compasión que, recibidos de la naturaleza, son por la ley cristiana perfeccionados, y hasta la fecha no han vuelto a renacer ni con la reconciliación de una paz hecha más en apariencia que en realidad. De aquí que el odio, al que se han habituado los hombres por largo tiempo, se haya hecho en muchos una segunda naturaleza, y que predomine aquella ley ciega que el Apóstol lamen taba sentir en sus miembros, guerreando contra la ley del espíritu [9], Y así sucede con frecuencia que el hombre no parece ya, como debería considerarse según el mandamiento de Cristo, hermano de los demás, sino extraño y enemigo; que perdido el sentimiento de la dignidad personal y de la misma naturaleza humana, sólo se tiene cuenta con la fuerza y con el número, y que procuran los unos oprimir a los otros por el solo fin de gozar cuanto puedan de los bienes de esta vida.
8. El ansia inmoderada de los bienes de la tierra.
     Nada más ordinario entre los hombres que desdeñar los bienes eternos que Jesucristo propone a todos continuamente por medio de su Iglesia y apetecer insaciables la consecución de los bienes terrenos y caducos. Ahora bien: los bienes materiales, por la misma naturaleza, son de tal condición, que en buscarlos desordenadamente se halla la raíz de todos los males, y en especial del descontento y de la degradación moral, de las luchas y las discordias. En efecto, por una parte esos bienes, viles y finitos como son, no pueden saciar las nobles aspiraciones del corazón humano que, criado por Dios y para Dios, se halla necesariamente inquieto mientras no descanse en Dios. Por otra parte, como los bienes del espíritu, comunicados con otros, a todos enriquecen, sin padecer mengua, así, por el contrario, los bienes materiales, limitados como son, cuanto más se re parten tanto menos toca a cada uno. De donde resulta que los bienes terrenos incapaces de contentar a todos por igual, ni de saciar plenamente a ninguno, son causas de divisiones y de tristeza, verdadera vanidad de vanidades y aflicción del espíritu [10], como las llamó el sabio Salomón, después de bien experimentado. Y esto que acaece a los individuos acaece lo mismo a la sociedad. ¿De dónde nacen las guerras y contiendas entre nosotros?, pregunta Santiago Apóstol, ¿No es verdad que de vuestras pasiones? [11].
9. Las tres concupiscencias.
     Porque la concupiscencia de la carne, o sea el deseo de placeres, es la peste más funesta que se puede pensar para perturbar las familias y la misma sociedad: de la concupiscencia de los ojos, o sea de la codicia de poseer, nacen las despiadadas luchas de las clases sociales, atento cada cual en demasía a sus propios intereses; y la soberbia de vida es decir, el ansia de mandar a los demás, ha llevado a los partidos políticos a contiendas tan encarnizadas, que no se detienen ni ante la rebelión, ni ante el crimen de lesa majestad, ni ante el parricidio mismo de la patria.
     Y a esta intemperancia de las pasiones, cuando se cubre con el especioso manto de bien público y del amor a la patria, es a quien hay que atribuir las enemistades internacionales. Pues aun este amor patrio, que de suyo es fuerte estímulo para muchas obras de virtud y de heroísmo cuando está dirigido por la ley cristiana, es también fuente de muchas injusticias cuando pasados los justos límites se convierte en amor patrio desmesurado. Los que de este amor se dejan llevar olvidan no sólo que los pueblos todos están unidos entre sí con vínculos de hermanos, como miembros que son de la gran familia humana, y que las otras naciones tienen derecho a vivir y a prosperar, sino también que no es licito ni conveniente el separar lo útil de lo honesto. Porque la justicia eleva las gentes y el pecado hace miserables a los pueblos [12]. Y si el obtener ventajas para la propia familia, ciudad o nación con daño de los demás puede parecer a los hombres una obra gloriosa y magnífica, no hay que olvidar, como nos advierte San Agustín, que ni será duradera, ni se verá libre del amor de la ruina: vitrea laetitia fragiliter splen dida, cui timeatur horribilius ne repen te frangatur. "Una vidriosa alegría, frágilmente espléndida de la cual se teme, de un modo terrible, el repentino rompimiento" [13].
10. El olvido de Dios, causa de la inestabilidad.
     Pero el que se haya ausentado la paz, y que después de haberse remediado tantos males toda vía se le eche de menos, tiene que tener causa más honda que la que hasta ahora hemos visto. Porque ya mucho antes que estallara la guerra europea venía preparándose por culpa de los hombres y de las sociedades la principal causa engendradora de tan grandes calamidades, causa que debía haber desaparecido con la misma espantosa grandeza del conflicto si los hombres hubieran entendido las significación de tan grandes acontecimientos. ¿Quién no sabe aquello de la Escritura: Los que abandonaron al Señor serán consumidos? [14]; ni son menos conocidas aquellas gravísimas palabras del Redentor y Maestro de los hombres Jesucristo: Sin mí nada podéis hacer [15], y aquellas otras: El que no allega conmigo, dispersa [16].
     Sentencias éstas de Dios que en todo tiempo se han verificado y ahora sobre todo las vemos realizarse ante Nuestros mismos ojos. Alejáronse en mala hora los hombres de Dios y de Jesucristo, y por eso precisamente de aquel estado feliz han venido a caer en este torbellino de males y por la misma razón se ven frustradas y sin efecto la mayor parte de las veces las tentativas para reparar los daños y para conservar lo que se ha salvado de tanta ruina. Y así, arrojados Dios y Jesucristo de las leyes y del gobierno, haciendo derivar la autoridad no de Dios, sino de los hombres, ha sucedido que, además de quitar a las leyes verdaderas y sólidas sanciones y los primeros principios de la justicia, que aun los mismos filósofos paganos, como Cicerón, comprendieron que no podían tener su apoyo sino en la ley eterna de Dios, han sido arrancados los fundamentos mismos de la autoridad, una vez desaparecida la razón principal de que unos tengan el derecho de mandar y otros la obligación de obedecer. Y he ahí las violentas agitaciones de toda la sociedad, falta de todo apoyo y defensa por alcanzar el poder atentos a los propios intereses y no a los de la patria.
Es también ya cosa decidida que ni Dios ni Jesucristo han de presidir el origen de la familia, reducido a mero contrato civil el matrimonio, que Jesucristo había hecho un sacramento grande [17], y había querido que fuese una figura, santa y santificante, del vinculo indisoluble con que él se halla unido a su Iglesia. Y debido a esto hemos visto frecuentemente cómo en el pueblo se hallan oscurecidas las ideas y amortiguados los sentimientos religiosos con que la Iglesia había rodeado ese germen de la sociedad que se llama familia: vemos perturbados el orden doméstico y la paz doméstica; cada día más insegura la unión y estabilidad de la familia; con tanta frecuencia profanada la santidad conyugal por el ardor de sórdidas pasiones y por el ansia mortífera de las más viles utilidades, hasta quedar inficionadas las fuentes mismas de la vida, tanto de las familias como de los pueblos.
Educación laica y antirreligiosa. 
     Finalmente, se ha querido prescindir de Dios y de su Cristo en la educación de la juventud; pero necesariamente se ha seguido, no ya que la religión fuese excluida de las escuelas sino que en ellas fuese de una manera oculta o patente combatida y que los niños se llegasen a persuadir que para bien vivir son de ninguna o de poca importancia las verdades religiosas, de las que nunca oyen hablar, o si oyen, es con palabras de desprecio. Pero así excluidos de la enseñanza Dios y su ley, no se ve ya el modo cómo pueda educarse la conciencia de los jóvenes, en orden a evitar el mal y a llevar una vida honesta y virtuosa; ni tampoco cómo puedan irse formando para la familia y para la sociedad hombres morigerados, amantes del orden y de la paz, aptos y útiles para la común prosperidad.
     La guerra es el producto de todo ello. Desatendidos, pues, los preceptos de la sabiduría cristiana, no nos debe admirar que las semillas de discordias sembradas por doquiera en terreno bien dispuesto viniesen por fin a producir aquélla tan desastrosa guerra, que lejos de apagar con el cansancio los odios entre las diversas clases sociales, los encendió mucho más con la violencia y la sangre.

IV. REMEDIOS DE ESTOS MALES
     Ya hemos enumerado brevemente, Venerables Hermanos, las causas de los males que afligen a la sociedad; veamos los remedios aptos para sanarla, sugeridos por la naturaleza misma del mal.
12. La paz de Cristo.
     Y ante todo es necesario que la paz reine en los corazones. Porque de poco valdría una exterior apariencia de paz, que hace que los hombres se traten mutuamente con urbanidad y cortesía, sino que es necesaria una paz que llegue al espíritu, los tranquilice e incline y disponga a los hombres a una mutua benevolencia fraternal. Y no hay semejante paz si no es la de Cristo; y la paz de Cristo triunfe en nuestros corazones [18]; ni puede ser otra la paz suya, la que Él da a los suyos [19], ya que siendo Dios, ve los corazones [20], y en los corazones tiene su reino. Por otra parte, con todo derecho pudo Jesucristo llamar suya esta paz, ya que fue el primero que dijo a los hombres: Todos vosotros sois hermanos [21], y promulgó sellándola con su propia sangre la ley de la mutua caridad y paciencia entre todos los hombres: este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros, como yo os he amado [22]: soportad los unos las  cargas de los otros, y así cumpliréis la ley de Cristo [23].
13. La paz de Cristo, garantía del derecho y fruto de la caridad.
     Síguese de ahí claramente que la verdadera paz de Cristo no puede apartarse de las normas de justicia, ya porque es Dios mismo el que juzga la justicia [24], ya porque la paz es obra de la justicia [25]; pero no debe constar tan sólo de la dura e inflexible justicia, sino que a suavizarla ha de entrar en no menor parte la caridad que es la virtud apta por su misma naturaleza para reconciliar los hombres con los hombres. Esta es la paz que Jesucristo conquistó para los hombres; más aún, según la expresión enérgica de San Pablo, El mismo es nuestra paz; porque satisfaciendo a la divina justicia con el suplicio de su carne en la cruz, dio muerte a las enemistades en sí mismo..., haciendo la paz [26], y reconcilió en sí a todos [27] y todas las cosas con Dios; y en la misma redención no ve y considera San Pablo tanto la obra divina de la justicia, como en realidad lo es, cuanto la obra de la reconciliación y de la caridad: Dios era el que reconciliaba consigo al mundo en Jesucristo [28]; de tal manera amó Dios al mundo que le dio su Hijo unigénito [29]. Con el gran acierto que suele, escribe sobre este punto el Doctor Angélico que la verdadera y genuina paz pertenece más bien a la caridad que a la justicia, ya que lo que ésta hace es remover los impedimentos de la paz, como son las injurias, los daños, pero la paz es un acto propio y peculiar de la caridad [30]. 
     El reino de la paz está en nuestro interior. Por tanto, a la paz de Cristo, que, nacida de la caridad, reside en lo íntimo del alma, se acomoda muy bien a lo que SAN PABLO dice del reino de Dios que por la caridad se adueña de las almas: no consiste el reino de Dios en comer y beber [31]; es decir, que la paz de Cristo no se alimenta de bienes caducos, sino de los espirituales y eternos, cuya excelencia y ventaja el mismo Cristo declaró al mundo y no cesó de persuadir a los hombres. Pues por eso dijo: ¿Qué le aprovecha al hombre ganar todo el mundo si pierde el alma? o ¿qué cosa dará el hombre en cambio te su alma? [32]. Y enseñó además la constancia y firmeza de ánimo que ha de tener el cristiano: ni temáis a los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma, sino temed a los que puedan arrojar el alma y el cuerpo en el infierno [33].
Los frutos de la paz. 
     No que el que quiera gozar de esta paz haya de renunciar a los bienes de esta vida; antes al contrario, es promesa de Cristo que os tendrá en abundancia: Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se os dará por añadidura [34]. Pero: la paz de Dios sobrepuja todo entendimiento [35], y por lo mismo domina a las ciegas pasiones y evita las disensiones y discordias que necesariamente brotan del ansia de poseer,
     Refrenadas, pues, con la virtud las pasiones, y dado el honor debido a las cosas del espíritu, seguiráse como fruto espontáneo la ventaja de que la paz cristiana traerá consigo la integridad le las costumbres y el ennoblecimiento le la dignidad del hombre; el cual, después que fue redimido con la sangre de Cristo, está como consagrado por la adopción del Padre celestial y por el parentesco de hermano con el mismo Cristo, hecho con las oraciones y sacramentos participante de la gracia y consorte de la naturaleza divina, hasta el punto de que, en premio de haber vivido bien en esta vida, llegue a gozar por toda una eternidad de la posesión de la gloria divina.
Fortalece el orden y la autoridad. 
     Y ya que arriba hemos demostrado que una de las principales causas de la con fusión en que vivimos es el hallarse muy menoscabada la autoridad del derecho y el respeto a los que mandan -por haberse negado que el derecho y el poder vienen de Dios, creador y gobernador del mundo-, también a este desorden pondrá remedio la paz cristiana, ya que es una paz divina, y por lo mismo manda que se respeten el orden, la ley y el poder. Pues así nos lo enseña la Escritura: Conservad en paz la disciplina [36], Gran paz para aquellos que aman tu ley, Señor [37], El que teme el precepto, se hallará en paz [38], y nuestro Señor Jesucristo, no sólo dijo aquello de: Dad al César lo que es del César [39], sino que declaró respetar en el mismo Pilato el poder que le había sido dado de lo alto [40], de la misma manera que había mandado a los discípulos que reverenciasen a los Escribas y Fariseos que se sentaron en la cátedra del Moisés [41]. Y es cosa admirable la estima que hizo de la autoridad paterna en la vida de familia, viviendo para dar ejemplo, sumiso y obediente a José y María. Y de Él es también aquella ley promulgada por sus Apóstoles: Toda persona esté sujeta a las potestades superiores; porque no hay potestad que no provenga de Dios [42].
14. La Iglesia depositaria de esta paz.
     Y si se considera que todo cuanto Cristo enseñó y estableció acerca de la dignidad de la persona humana, de la inocencia de vida, de la obligación de obedecer, de la ordenación divina de la sociedad, del sacramento del matrimonio y de la santidad de la familia cristiana; si se considera, decimos, que estas y otras doctrinas que trajo del cielo a la tierra las entregó a sola su Iglesia, y con promesa solemne de su auxilio y perpetua asistencia, y que le dio el encargo, como maestra infalible que era, que no dejase nunca de anunciarlas a las gentes todas hasta el fin de los tiempos, fácilmente se entiende cuán gran parte puede y debe tener la Iglesia para poner el remedio conducente a la pacificación del mundo.
     Porque, instituida por Dios única intérprete y depositaria de estas verdades y preceptos, es ella únicamente el verdadero e inexhausto poder para alejar de la vida común, de la familia y de la sociedad la lacra del materialismo, tantos daños en ellas ha causado, y para introducir en su lugar la doctrina cristiana acerca del espíritu, o sea sobre la inmortalidad del alma, doctrina muy superior a cuanto enseña la mera filosofía; también para unir entre sí las diversas clases sociales y el pueblo en general con sentimiento de elevada benevolencia y con cierta fraternidad [43], y para elevar hasta el mismo Dios la dignidad humana, con justicia restaurada, y, finalmente, para procurar que, corregidas las costumbres públicas y privadas, y más conformes con las leyes sanas, se someta todo plenamente a Dios que ve los corazones [44], y que todo se halle informado íntimamente de sus doctrinas y leyes, que, bien penetrado de la ciencia de su sagrado deber el ánimo de todos, de los particulares, de los gobernantes, y hasta de los organismos públicos de la sociedad civil, sea Cristo todo en todos [45].
Las enseñanzas de la Iglesia aseguran la paz. 
     Por lo cual, siendo propio de sola la Iglesia, por hallarse en posesión de la verdad y de la virtud de Cristo, el formar rectamente el ánimo de los hombres, ella es la única que puede, no sólo arreglar la paz por el momento, sino afirmarla para el porvenir, conjurando los peligros de nuevas guerras que dijimos nos amenazan. Porque únicamente la Iglesia es la que por orden y mandato divino enseña que los hombres deben conformarse con la ley eterna de Dios, en todo cuanto hagan, lo mismo en la vida pública que en la privada, lo mismo como individuos que unidos en sociedad. Y es cosa clara que es de mucha mayor importancia y gravedad todo aquello en que va el bien y provecho de muchos.
     Pues bien: cuando las sociedades y los estados miren como un deber sagrado el atenerse a las enseñanzas y prescripciones de Jesucristo en sus relaciones interiores y exteriores, entonces sí llegarán a gozar, en el interior, de una paz buena, tendrán entre sí mutua confianza y arreglarán pacíficamente sus diferencias, si es que algunas se originan.
15. La Iglesia sola tiene la autoridad de imponerla.
     Cuantas tentativas se han hecho hasta ahora a este respecto han tenido ninguno muy poco éxito, sobre todo en los asuntos con más ardor debatidos. Es que no hay institución alguna humana que pueda imponer a todas las naciones un Código de leyes comunes, acomodado a nuestros campos, como fue el que tuvo en la Edad Media aquella verdadera sociedad de naciones que era una familia de pueblos cristianos. En la cual, aunque muchas veces era gravemente violado el derecho, con todo, la santidad del mismo derecho permanecía siempre en vigor, como norma segura conforme a la cual eran las naciones mismas juzgadas. 
     Pero hay una institución divina que puede custodiar la santidad del derecho de gentes; institución que a todas las naciones se extiende y está sobre las naciones todas, provista de la mayor autoridad y venerada por la plenitud del magisterio: la Iglesia de Cristo; y ella es la única que se presenta con aptitud para tan grande oficio, ya por el mandato divino, por su misma naturaleza y constitución, ya por la majestad misma  que le dan los siglos, que ni con las tempestades de la guerra quedó maltrecha, antes con admiración de todos salió de ella más acreditada.
16. La paz de Cristo en el Reino de Cristo. Extensión y carácter de este reino
     Síguese, pues, que la paz digna de tal nombre, es a saber, la tan deseada paz de Cristo, no puede existir si no se observan fielmente por todos en la vida pública y en la privada las enseñanzas, los preceptos y los ejemplos de Cristo: y una vez así constituida ordenadamente la sociedad, pueda por fin la Iglesia, desempeñando su divino encargo, hacer valer los derechos todos de Dios, los mismo sobre los individuos que sobre las sociedades.
     En esto consiste lo que con dos palabras llamamos Reino de Cristo. Ya que reina Jesucristo en la mente de los individuos, por sus doctrinas, reina en los corazones por la caridad, reina en toda la vida humana por la observancia de sus leyes y por la imitación de sus ejemplos. Reina también en la sociedad doméstica cuando, constituida por el sacramento del matrimonio cristiano, se conserva inviolada como una cosa sagrada, en que el poder de los padres sea un reflejo de la paternidad divina, de donde nace y toma el nombre; donde los hijos emulan la obediencia del Niño Jesús, y el modo todo de proceder hace recordar la santidad de la Familia de Nazaret. Reina finalmente Jesucristo en la sociedad civil cuando, tributando en ella a Dios los supremos honores, se hacen derivar de él el origen y los derechos de la autoridad para que ni en el mandar falte norma ni en el obedecer obligación y dignidad, cuando además le es reconocido a la Iglesia el alto grado de dignidad en que fue colocada por su mismo autor, a saber, de sociedad perfecta, maestra y guía de las demás sociedades; es decir, tal que no disminuya la potestad de ellas -pues cada una en su orden es legítima-, sino que les comunique la conveniente perfección, como hace la gracia con la naturaleza; de modo que esas mismas sociedades sean a los hombres poderoso auxiliar para conseguir el fin supremo, que es la eterna felicidad, y con más seguridad provean a la prosperidad de los ciudadanos en esta vida mortal.
     De todo lo cual resulta claro que no hay paz de Cristo sino en el reino de Cristo, y que no podemos nosotros trabajar con más eficacia para afirmar la paz que restaurando el reino de Cristo.
El programa papal. 
     Cuando, pues, el Papa Pío X se esforzaba por "restaurar todas las cosas en Cristo", como si obrara inspirado por Dios, estaba preparando la obra de pacificación, que fue después el programa de Benedicto XV.
Nos, insistiendo en lo mismo que se propusieron conseguir Nuestros Predecesores, procuraremos también con todas Nuestras fuerzas lograr "la paz de Cristo en el reino de Cristo", plenamente confiados en la gracia de Dios, que al hacernos entrega de este supremo poder Nos tiene prometida su perpetua asistencia.
 17. Medios especiales: Misión de los obispos y su cooperación.
     Esperando que todos los buenos han de concurrir con su apoyo a esta obra, Nos dirigimos en primer lugar a vosotros, Venerables Hermanos, a quienes nuestro mismo Jefe y Cabeza, Jesucristo, que a Nos con fió el cuidado de toda su grey, llamó: a una parte y la más excelente en Nuestra solicitud; a vosotros, puestos por el Espíritu  Santo para regir la Iglesia de Dios [46]; a vosotros honrados de manera principal con el ministerio de la reconciliación, y corno embajadores en nombre de Cristo [47], hechos participen de su mismo magisterio divino y dispensadores de los misterios de Dios [48] y por lo mismo llamados sal de la tierra y luz del mundo [49], doctores y padres de los pueblos cristianos, verdaderos dechados de la grey [50], destina dos a ser llamados grandes en el reino de los cielos [51]; a vosotros todos, en fin, que sois corno los miembros principales y corno los lazos de oro con que se levanta compacto y bien unido todo el cuerpo de Cristo [52], que es la Iglesia fundada en la solidez de la Piedra.
Insinuación de la Reapertura del Concilio Vaticano. 
     Una nueva y reciente prueba de vuestra insigne diligencia y actividad la tuvimos cuando con la ocasión al principio mencionada, del Congreso Eucarístico de Roma y de las fiestas centenarias de la Sagrada Congregación de Propaganda Fide, vinisteis muchísimos de todas las partes del mundo a esta santa ciudad al sepulcro de los Apóstoles. Aquella reunión de Pastores, dignísima por su concurso y autoridad, Nos sugirió la idea de convocar a su tiempo en esta misma ciudad, Cabeza del orbe católico, una solemne asamblea de la misma clase para hallar reparo oportuno a las ruinas causadas en tan grande convulsión de la sociedad, y se aumenta la dulce esperanza de esta reunión con la proximidad de las alegres solemnidades del Año Santo.
     No por eso, sin embargo, Nos atrevemos por ahora a emprender la reapertura de aquel Concilio Ecuménico, que en Nuestra juventud dio comienzo la Santidad de Pío IX, pero que no pudo llevarse a efecto sino en parte, aunque era muy importante. Y la razón a que también Nos, como el célebre caudillo de Israel, estamos como pendientes de la oración, esperando que la bondad y misericordia de nuestro Dios Nos de a conocer más claramente los designios de su voluntad.
18. Obra insigne del clero. Exhortación a superarse.
     Mientras tanto, aun que sabemos muy bien que no hay necesidad de estimular vuestro celo y actividad, antes que son dignos de los mayores elogios, sin embargo, la conciencia del cargo apostólico y de Nuestros deberes de padre para con todos, Nos advierte y casi Nos fuerza a infla mar con Nuestros ardores el ya encendido celo de todos vosotros, de manera que venga a suceder que cada uno de vosotros ponga cada día mayor afán y empeño en el cultivo de aquella parte de la grey del Señor que le cupo en suerte apacentar.
     Y a la verdad cuántas cosas y cuán excelentes y cuán oportunas hayan sido sabiamente proyectadas, y felizmente iniciadas, y con gran provecho llevadas a cabo, y cuanto las circunstancias lo permitían gloriosamente terminadas, entre el Clero y el pueblo fiel, por iniciativa y a impulso de Nuestros Predecesores y vuestro, lo sabemos por la fama pública propagada por la prensa y confirmada por otros documentos y por las noticias a Nos llegadas, bien de vosotros, bien de otros muchos; y de ello damos cuantas gracias podemos a Dios.
El cuadro de las actividades pastorales. 
     Entre estas obras admiramos especialmente las muchas y muy pro videnciales instituciones para instruir a los hombres con sanas doctrinas y para imbuirlos en la virtud y en santidad; lo mismo las asociaciones de clérigos y seglares, o las llamadas pías uniones, con el fin de sostener y llevar adelante las misiones entre infieles, de propagar el reino de Cristo Dios, y procurar a los pueblos bárbaros la salvación temporal y eterna; ya también las congregaciones de jóvenes, que han crecido en número y en devoción singular a la Santísima Virgen, y especialmente la Sagrada Eucaristía, junto con una fe, una pureza y un amor fraterno muy acrisolados. Añádanse las asociaciones, tanto las de hombres como las de mujeres, particularmente las eucarísticas, que procuran honrar el augusto Sacramento con cultos más frecuentes y solemnes y con muy magnificas procesiones por las calles de las ciudades; y también con la reunión de Congresos muy concurridos, regionales, nacionales e internacionales, con representantes de casi todos los pueblos, donde todos se muestran admirablemente unidos en la misma fe, en el mismo culto, oración y participación de los bienes celestiales.
Apostolado, caridad y Acción Católica. 
     A esta piedad atribuimos el espíritu de sagrado apostolado, mucho más extendido que antes, es decir, aquel celo ardentísimo de procurar, primero con la oración frecuente y con el buen ejemplo, luego con la propaganda de palabra y por escrito, y también con las obras y socorros de la caridad, que de nuevo se tributen al Corazón divino de Cristo Rey, lo mismo que en los corazones de los individuos que en la familia  y en la sociedad, el amor, el culto y el imperio que le son debidos.
     A eso se encamina también el buen certamen diríamos pro aris et focis [53], que se ha de emprender, y la batalla que se ha de trabar en muchos frentes en favor de los derechos de la sociedad religiosa y doméstica, de la Iglesia y de la familia, derivados de Dios y de la naturaleza, sobre la educación de los hijos. A esto, finalmente, se dirige también todo ese conjunto de instituciones, programas y obras, que se conoce con el nombre de Acción Católica y que es de Nos muy estimada.
Todo eso es deber pastoral necesario y principal. 
     Pues bien: todas estas cosas y otras muchas semejantes, que se ría muy largo referir, no sólo se han de conservar firmemente, sino que se las ha de llevar adelante cada día con más empeño y acrecentar con nuevos aumentos según lo exige la condición de las cosas y de las personas. Y si parecen cosa ardua y llena de trabajo para los pastores y para los fieles, empero son, sin duda, necesarias, y se han de contar entre los principales deberes del oficio pastoral y de la vida cristiana. Por las mimas razones aparece claro -tanto que estaría de más todo esclarecimiento- cuán relacionadas se hallan entre sí todas estas obras, y cuán estrechamente unidas con la deseada restauración del reino de Cristo y con la pacificación cristiana, propia tan sólo de este reino: Pax Christi in regno Christi, "La paz de Cristo en el Reino de Cristo".
Aprecio del Papa y estímulo a mayor unión con Roma. 
     Y sería Nuestro deseo que digáis a vuestros sacerdotes, Venerables Hermanos, que Nos, testigo y compañero en otro tiempo y partícipe de los trabajos denodadamente tomados en pro de la grey de Cristo, siempre tu vimos y tenemos en grande estima su magnanimidad en soportar los trabajos, y su industria en hallar siempre nuevos medios de subvenir a las nuevas necesidades que consigo trae el cambio de los tiempos, y que ellos estarán unidos a Nos con vínculo más estrecho de unidad y Nos a ellos con el de la paternal benevolencia, cuanto con adhesión más pronta y apretada, mediante una vida santa y una obediencia perfecta, se unan como al mismo Cristo a sus pastores, que son sus guías y maestros.
Papel del clero regular. 
     No hay para qué extenderse en declarar, Venerables Hermanos, cuánto es lo que esperamos del Clero regular para poner por obra Nuestras ideas y proyectos, siendo cosa clara cuánto es lo que contribuye a esclarecer el reino de Cristo dentro y a dilatarle fuera. Pues siendo propio de los religiosos el guardar y practicar, no sólo los preceptos, sino también los consejos de Cristo, lo mismo cuando dentro del claustro se dedican a las cosas espirituales, que cuando salen a trabajar a campo abierto, por ser en su vida modelo de perfección cristiana y por renunciar, consagrados por entero al bien común, a los bienes y comodidades terrenas, para más abundante mente conseguir los bienes espirituales, son para los fieles un constante ejemplo que los incita a aspirar a cosas mayores; y felizmente lo consiguen merced también a las insignes obras de beneficencia cristiana con que atienden a las enfermedades todas del cuerpo y del alma. Y a tanto han llegado en este punto, a impulsos de la caridad divina, según lo atestigua la historia eclesiástica, que en la predicación del Evangelio dieron su vida por la salvación de sus almas, y con su muerte ensancharon los límites del reino de Cristo en la propagación de la unidad de fe y de la fraternidad cristiana.
19. Exhortación a los fieles. Misión de los seglares.
     Recordad también a los fieles que, cuando tomando por guías a vosotros y a vuestro Clero, trabajan en público y en privado porque se conozca y ame a Jesucristo, entonces es cuando sobre todo merecen que se les llame linaje escogido, una clase de sacerdotes reyes, gente santa, pueblo de conquista [54]; que entonces es cuando, estrechamente unidos a Nos y a Cristo, al propagar y restaurar con su celo y diligencia el reino de Cristo, presta los más excelentes servicios para establecer la paz entre los hombres, Porque en el reino de Cristo está en vigor, florece una cierta igualdad de derechos, por la que distinguidos todos con la misma, nobleza, todos se hallan condecorados con la misma preciosa sangre de Cristo, y los que parecen presidir los demás, siguiendo el ejemplo dado por el mismo Cristo nuestro Señor, con  razón, se llaman, y lo son, administradores de los bienes comunes, y, por ende, siervos de todos los siervos, especialmente de los más pequeños y del todo desvalidos.
Peligros sociales. 
     Pero los cambios sociales que trajeron la necesidad, o la aumentaron, de tales colaboradores para llevar adelante la obra divina, han creado también a los poco peritos peligros nuevos, ni pocos ni ligeros. Pues apenas terminada la desastrosa guerra perturbados los Estados con la agitación de los partidos políticos, se enseñorearon de la mente y del corazón de los hombres, pasiones tan desenfrenadas e ideas tan perversas, que ya es de temer que aun los mejores de entre los fieles y aun de los sacerdotes, atraídos por la falsa apariencia de la verdad y del bien, se inficionen con el deplorable contagio del error.
Precave contra el modernismo moral, jurídico y social. 
     Porque, ¿cuántos hay que profesan seguir las doctrinas católicas en todo lo que se refiere a la autoridad en la sociedad civil y en el respeto que se le ha de tener, o al derecho de propiedad, y a los derechos y deberes de los obreros industriales y agrícolas, o a las relaciones de los Estados entre sí, o entre patronos y obreros, o a las relaciones de la Iglesia y el Estado, o a los derechos de la Santa Sede y del Romano Pontífice y a los privilegios de los Obispos, o finalmente a los mismos derechos de nuestro Creador, Redentor y Señor Jesucristo sobre los hombres en particular y sobre los pueblos todos? y sin embargo, esos mismos, en sus conversaciones, en sus escritos y en toda su manera de proceder no se portan de otro modo que si las enseñanzas y preceptos promulgados tantas veces por los Sumos Pontífices, especialmente por León XIII, Pío X y Benedicto XV, hubieran perdido su fuerza primitiva o hubieran caído en desuso.
     En lo cual es preciso reconocer una especie de modernismo moral, jurídico y social, que reprobamos con toda energía a una con aquel modernismo dogmático.
     Hay, pues, que traer a la memoria las doctrinas y preceptos que hemos dicho; hay que avivar en todos el mismo ardor de la fe y de la caridad divina, que es el único que puede abrir la inteligencia de aquellas y urgir la observancia de éstos. Lo cual queremos que se lleve a cabo sobre todo en la educación de la juventud cristiana, y todavía más en especial en aquella que se está formando para el sacerdocio; no sea que en este tan gran trastorno de cosas y tanta confusión de ideas, ande fluctuando, como dice el Apóstol, y se deje llevar de aquí para elle de todos los vientos de opiniones por la malicia de los hombres, que engañan con astucia para introducir el error [55]. 
20. Atraer a los que están fuera de la Iglesia.
     Y mirando Nos en derredor desde esta como atalaya y a manera de alcázar de la Sede Apostólica, ofrécense todavía a Nuestra vista, Venerables Hermanos, muchos en demasía que, o por desconocer del todo a Cristo, o por no conservar íntegra y pura la doctrina o la unidad requerida, no son todavía de este redil, al cual, sin embargo, están destinados por Dios. Por lo cual el que hace las veces de Pastor eterno no puede menos que, inflamado en los mismos sentimientos, echar mano de las mismas expresiones, muy breves ciertamente, pero llenas de amor y de la más tierna compasión: Debo recoger también aquellas ovejas [56]; y traiga a la memoria con la mayor alegría aquel vaticinio del mismo Cristo: y oirán mi voz, y se hará un solo rebaño y un solo pastor [57]. Dios quiera, Venerables Hermanos, que lo que Nos con vosotros, y con la porción de la Iglesia a vosotros encomendada, con un mismo corazón imploramos en Nuestras oraciones, veamos con el resultado más satisfactorio realizada cuanto antes esta tan consoladora y cierta profecía del divino Corazón.
Aprecio universal con que se distingue hoy a la Santa Sede. 
     Un como feliz augurio de esta unidad religiosa pareció haber brillado en el hecho memorable de estos últimos tiempos, por vos otros sin duda advertido, para todos inesperado, para algunos tal vez desagradable; para Nos y para vosotros ciertamente gratísimo, de que la mayor parte de los personajes principales y los gobernantes de casi todas las naciones, como si obedecieran a un mismo impulso y deseo de la paz, han querido como a porfía, o restablecer las antiguas relaciones con esta Sede Apostólica, o hacer con ella por primera vez pactos de concordia. Lo cual con razón Nos llena de gozo, no solamente por lo que se acrecienta la autoridad de la Iglesia, sino también por el esplendor que cobra su beneficencia y la experiencia a todos ofrecida del poder en verdad admirable que sólo posee esta Iglesia de Dios, para procurar a la sociedad todo linaje de prosperidades, incluso la civil y terrena. 
Relación del poder eclesiástico con el civil. 
     Porque, aunque ella por ordenación divina entiende directamente en los bienes espirituales e imperecederos, sin embargo, por la estrecha conexión que reina en todas las cosas, es tanto lo que ayuda a la prosperidad aun terrena, lo mismo de los individuos que de la sociedad, que más no ayudaría si para fomentarla hubiera sido primaria mente instituida.
     Y si la Iglesia mira como cosa vedada el inmiscuirse sin razón en el arreglo de estos negocios tenemos y meramente políticos, sin embargo, con todo derecho se esfuerza para que el poder civil no tome de ahí pretexto; o para oponer se de cualquier manera a aquellos bienes más elevados de que depende la salvación eterna de los hombres, o para intentar su daño y perdición con leyes y decretos inicuos, o para poner en peligro la constitución divina de la Iglesia, o finalmente, para conculcar los sagrados derechos del mismo Dios en la sociedad civil.
Intangibilidad de los derechos de la Iglesia. 
     Así que enteramente con el mismo propósito, y valiéndonos también de las mismas palabras que usó el muy llorado Predecesor Nuestro, Benedicto XV, a quien tantas veces Nos hemos referido, en su última alocución de 21 de noviembre del año pasado (1921), que versó sobre las relaciones mutuas entre la Iglesia y el Estado, Nos también declaramos, como él santamente declaró, y de nuevo confirmamos: "que jamás Nos consentiremos que en tales convenios se introduzca nada que desdiga de la dignidad y libertad de la Iglesia, la cual que quede a salvo e incólume es de suma importancia, sobre todo en este tiempo aun para la misma prosperidad de la sociedad civil" [58].
La "Cuestión Romana" y los Estados pontificios usurpados. 
     Y siendo esto así, no hay para qué decir con qué dolor vemos que entre tantas naciones que viven en relaciones amistosas con esta Sede Apostólica falte Italia; Italia, Nuestra patria querida, escogida por el mismo Dios, que con su providencia dirige el curso y orden de todas las cosas y tiempos, para colocar en ella la Sede de su Vicario en la tierra, para que esta santa ciudad, asiento un tiempo de un imperio muy extendido, pero al fin limitado a ciertos términos, llegase un día a ser cabeza de todo el orbe de la tierra. Puesto que, como Sede de un Principado divino, que por su naturaleza trasciende los fines de todas las gentes y naciones, abarca las naciones y los pueblos todos. Pero tanto el origen y la naturaleza divina de este principado, como el sagrado derecho de los fieles todos que habitan en toda la tierra, exige que este sagrado Principado no parezca hallarse sujeto a ningún poder humano, a ninguna ley (aunque éste prometa, mediante ciertas defensas o garantías, proteger la libertad del Romano Pontífice), sino que debe ser y aparecer bien clara y completamente independiente y soberano.
     Pero aquellas defensas de la libertad, con que la divina Providencia, señora y árbitro de los acontecimientos huma nos había protegido la autoridad del Romano Pontífice, no sólo sin detrimento de Italia, sino con grande pro hecho suyo; aquellas defensas que por tantos siglos se habían mostrado muy a propósito para el designio divino de asegurar la dicha libertad, y para cuya sustitución ni la divina Providencia ha indicado nada a propósito hasta el presente, ni los hombres han hallado entre sus proyectos nada semejante; aquellas defensas fueron echadas por tierra por fuerza enemiga y siguen hasta ahora violadas, y con eso se han creado al Romano Pontífice condiciones de vida tan extrañas que tienen perpetuamente llenos de tristeza los corazones de los fieles todos esparcidos por todo el mundo. Nos, pues, herederos, lo mismo de los pensamientos que de los deberes de Nuestros Predecesores, investidos de la misma autoridad, a quien únicamente corresponde decidir en materia de tamaña importancia, movidos no ciertamente por una vana ambición de reino temporal (pues sería un motivo cuyo menor influjo Nos avergonzaría grande mente), sino que, puesto el pensamiento en la hora de Nuestra muerte, acordándonos de la rigurosa cuenta que hemos de dar al divino Juez, renovamos desde este lugar, según lo pide la santidad de Nuestro cargo, las protestas que hicieron Nuestros dichos Predecesores en defensa de los derechos y de la dignidad de la Sede Apostólica.
21. Deseos de pacífico arreglo de la Cuestión Romana y pacificación universal.
     Por lo demás, jamás Italia tendrá que temer daño alguno de esta Sede Apostólica; pues el Romano Pontífice, séalo el que lo fuere, siempre podrá decir con toda verdad aquello del Profeta: Yo tengo pensamiento de paz y no de aflicción [50], de paz verdadera digo, y por lo mismo inseparable de la justicia; de modo que pueda añadirse: la justicia y la paz se dieron ósculo [60]. A Dios, omnipotente y misericordioso, toca el hacer que llegue por fin a alborear día tan alegre, que será muy fecundo en toda clase de bienes, ya para la restauración del reino de Cristo, ya para el arreglo de los asuntos de Italia y del mundo entero; y para que no quede frustrado, trabajen diligentemente todos los hombres de recto sentir.
Oración por la paz en Navidad. 
     Y para que cuanto antes se otorguen a los hombres los regalados dones de la paz, encarecidamente exhortamos a todos los fieles que a una con Nos insten con santas oraciones, especialmente en estos días del Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo, Rey Pacífico, en cuya venida a este mundo por primera vez cantaron las huestes angélicas: Gloria a Dios en lo más alto de los cielos y paz a los hombres de buena voluntad [61].
Bendición Apostólica
     Finalmente, como una prenda de esta paz, queremos Venerables Hermanos, que sea Nuestra Apostólica Bendición la que presagian do a cada uno del clero y del pueblo fiel y también a los mismos Estados y familias cristianas, toda suerte de dichas, lleve la prosperidad a los vivos y a los difuntos descanso y felicidad eterna; bendición que como testimonio de Nuestra benevolencia damos de todo corazón a vosotros y a vuestro clero y pueblo.
   Dado en Roma, en San Pedro, día 23 de diciembre de 1922, de Nuestro Pontificado el año primero. PÍO XI.    

[1] II Cor. 11, 28.
[2] II Cor. 11, 28.
[3] Jer. 8, 15.
[4] Jer. 14, 19.
[5] Is. 59, 9, 11
[6] 1 Cor. 2, 14.
[7] Efes. 4, 12.
[8] Marc. 7, 23.
[9] Rom. 7, 2
[10] Ecl. 1, 2. 14.
[11] Santiago 4, 1.
[12] Prov. 14. 34.
[13] De Civ. Dei, 1, 4, c. S.
[14] Is. 1, 28.
[15] Juan 15; 5.
[16] Luc. 11, 23.
[17] Efes. 5, 32.
[18] Col. 3, 15.
[19] Juan 14. 17.
[20] I Reg. 16, 7. 
[21] Mat. 23. 8.
[22] Juan 15, 12.
[23] Gal. 6, 2.
[24] Salmo 9, 5. 
[25] Is. 32, 17.
[26] Efes. 2. 14. 
[27] II Cor. 5, 18; Efes. 2, 16.
[28] II Cor. 5, 18.
[29] Juan 3, 6.
[30] Suma Theol. 2, 2, q. 29 a. 3 ad 3.
[31] Rom. 14,17.
[32] Mat. 16, 26.
[33] Mat. 10, 28.
[34] Mat. 6, 33; Luc. 12, 31.
[35] Filip. 4, 7.
[36] Eccles. 41,17.
[37] Salmo 118, 165.
[38] Prov. 13. 13. 
[39] Mat. 22, 21.  
[40] Juan 19. 11. 
[41] Mat. 23, 2.
[42] Rom. 13, 1. 
[43] S. August. De mor. Eccl. cath., 1, 30. 
[44] III Reg. 16, 7.
[45] Col. 3, 11. 
[46] Act. 20, 26.
[47] II Cor. 5, 18. 20. 
[48] I Cor. 4. 1. 
[49] Mat. 5, 14. 
[50] I Pedro 5, 3.
[51] Mat. 5, 19.
[52] Efes. 4, 15. 
[53] "Por los altares  y los hogares".
[54] I Pedro 2, 9.
[55] Efes. 4, 14.
[56] Juan 10, 16.
[57] Juan 10, 16.
[58] Alocución In hac quidcm renovata laetitia, pronunciada en el Consistorio Secreto del 21-XI- 1921; AAS. 13 (1921) 522.
[59]  Jer, 29, 11.
[60] Salmo 81, 11.
          [61] Luc. 2, 14.